epoca departamental

4.jpg

Época Departamental:

Las provincias de Panamá y Veraguas se unieron a la Federación de la Gran Colombia, formada por Colombia, Venezuela y Ecuador. Disuelta dicha confederación en 1831 y constituida la nueva entidad política que se llamó Nueva Granada, el Istmo continuó como parte de ésta con sus dos provincias Panamá y Veraguas, para las cuales fueron nombrados respectivamente como Gobernadores Juan José Argote y el General José de Fábrega, este último, prócer de la Independencia de Panamá de España.

Para esta época se dividía Veraguas en dos Cantones: el de Santiago que tenía como capital la población del mismo nombre y los poblados de Atalaya, Calobre, Cañazas, La Mesa, Las Palmas, Montljo, Ponuga, Río de Jesús, San Francisco, Soná y Tolé; y el Cantón de Alanje, cuya cabecera era La Villa de David y los poblados de Boquerón, Dolega, Gualaca, Remedios, San Féllx, San Lorenzo y San Pablo,

En el año 1849. el Congreso Granadino convirtió el Cantón de Alanje en provincia, que se denominó Chiriquí, quedando la antigua Veraguas reducida al Cantón de Santiago y sus poblaciones. En 1855 la Convención Constituyente del Estado Federal dividió el mismo en 7 Departamentos, Coclé, Colón, Chiriquí, Fábrega, Herrera, Los Santos y Panamá.

El nombre de Fábrega fue dado en ese entonces a la Provincia de Veraguas. Para el año 1864 se altera la división territorial del Estado quedando en esa ocasión seis Departamentos con sus respectivas capitales: Coclé - Penonomé, Colón - Colón, Chiriquí - David, Los Santos - Los Santos, Panamá - Panamá, Veraguas - San Francisco de la Montaña; eliminándose el nombre de Fábrega que se le había dado a Veraguas.

Los aspectos históricos, geográficos, demográficos, sociales y políticos, en tiempos departamentales en Veraguas, mostraron una sociedad señorial, con clases privilegiadas que mantuvieron marcadas diferencias sociales y distanciamiento entre patrones y servidores. La economía en esta provincia se caracterizó por basarse en la agricultura, la ganadería y el comercio, especialmente la venía de productos como sal, ropa, armas y herramientas.

La Provincia de Veraguas formó parte activa en la lucha entre liberales y conservadores, que dejaron por todas partes saldo de muertos, desolación, luto, dolor y salvajismo en algunos distritos como: San Francisco, Santa Fe, Cañazas, Soná y Santiago. La Guerra de los Mil Días tuvo su mayor escenario en el interior del país, registrando pérdidas personales y materiales debido a las sangrientas contiendas.